Flojera asada… ¿el calor te deja KO?

No miento si te cuento que el problema más grande que me encuentro a la hora de ponerme a hacer ejercicio en verano (o hacer cualquier cosa, ¡pa que mentir!) es el calor o la calóh como diríamos por aquí.

Por aquí hace un calor intenso, húmedo y pegajoso desde muy temprano, y por lo general también hace viento, pero no brisitas fresquitas y agradables no, viento cálido, agobiante, que tampoco facilita las cosas.

Hay gente que lo aguanta bien, pero para mi, aguantar bajo el sol entre las 8 de la mañana y las 8 y pico de la tarde es un suplicio insoportable por lo que salir a correr es algo que no consigo hacer, de hecho me lo pienso muy mucho incluso para salir a la calle, y si me encuentras por la playa me verás bajo mi quitavientos Quechua (que me acompaña allá donde voy), bebiendo agua constantemente y toda embadurnada en factor de protección solar 50. Este año lo estoy pasando especialmente mal con el calor y bajo el sol.

Eso es en la calle, pero la realidad es que, dentro de casa no se está mucho mejor, sobretodo quienes tenemos el modelo de aire acondicionado Pobretón3000, que viene a ser las ventanas abiertas a ver si el aire corre algo fresco jajaja.

Está siendo un verano duro en muchos sentidos y he tenido varias recaidas en flojera y ansiedad aunque entiendo que así no se puede estar.

Por eso estoy intentando dar pequeños pasitos de hormiga, porque ya sabemos que la cosa va de superarse, y hace algún tiempo que no tenía esa sensación.

La última vez que te escribía estaba ilusionada y contenta, tenía un gran día por delante y Murphy con su ley hijaputa decidió que mi coche me tenía que dejar tirada. ¡Olé su coño! Y así una detrás de otra, pero siempre hay que reconocer que los problemas si lo dejamos pasar, pasan a ser culpa nuestra y que solo está en nuestra mano el intentar resolverlos.

Y que si no nos esforzamos en resolvernos, nos comerán y se multiplicarán porque nada le gusta más a los problemas que crear más problemas. Es como cuando te hablo de nuestro cerebro caprichoso y cabrón como el sólo.

Se centra en nuestros problemas, chafa y se olvida de nuestras ilusiones, de nuestra motivación, y también impide que veamos lo que valemos y lo que podemos llegar a hacer si nos ponemos a ello.

Volviendo al tema del calor, cuando resulta agobiante tiene un efecto parecido, ya que nuestros niveles de energía bajan, aparecen el mal humor y la desgana (hijos de la temida flojera), y todo acaba en un ciclo de mierda que nos deja como setas, setas podridas.

Aunque puede resultar difícil, es una época en la que es muy importante mantenernos fresc@s e hidratad@s, en la que hay que tener mucho cuidado con lo que comemos y no saltarnos comidas. Hago especial hincapié en lo de las comidas para las personas a las que se nos baja el azúcar con facilidad. Soy INCAPAZ de hacer nada si no como cada pocas horas, y si no lo hago, no tengo energía ni para ponerme en pie, me mareo y entro en un ciclo en el que no consigo comer apenas ni hacerlo bien y acabo como el pescaillo que se muerde el culo.

También hay que mantener el cuerpo activo para que la sensación de agotamiento no nos pueda. Si no puedes o no te apetece salir a correr, entrenar etc, una buena idea es hacer algo de yoga, estiramientos o movimientos suaves que te desperece los músculos y te mantengan activ@. Puedes jugar a algo con amigos o familiares, aprovechar para nadar si tienes suerte de estar a la sombra o toleras el sol…

Eso también despertará tu cerebro, y activará las hormonas felices que parece que están desaparecidas en estos días, por lo que tus ánimos mejorarán y tu flojera se irá disipando poco a poco.

Yo me aplico el cuento que he estado perdida y desviada de mi misma y mi salud durante casi un mes, y para contribuir con algo en este post, te dejo esta rutina cortita y muy fácil de yoga de Tara Stiles para energizarte. ¡La estoy haciendo a diario y es genial!

http://www.youtube.com/watch?v=MS7xJGzblL4

Ahora bien, te recomiendo con cualquier rutina de Tara que te la escribas o hagas como he hecho yo con esta, que es simplemente dibujar las posiciones con algunas indicaciones y nombres ya que resulta muy dificil seguir el motor que tiene al hablar, que a mi personalmente me estresa. Con unos monigotes basta jejeje.

no lo parece pero es yoga

Y no, no me olvido de todo lo que tengo pendiente y sigo trabajando en ello, aunque no con toda la fuerza y dedicación que me gustaría. Estoy intentando convencerme a mí misma de que no puedo exigirme más de lo que puedo abarcar en cada momento y que mi motor no da para ir de 10 a 200 de golpe, así que voy a intentar tomármelo todo con más calma y solucionar una cosa a cada momento, mantenerme ocupada en cosas medianamente útiles y luchar contra la tristeza y la ansiedad que parece que se han pegado a mi con superglue.

¿Cómo? Pues haciendo yoga, intentando pasar más tiempo con la gente que me importa, haciendo cosas útiles por mi casa y por mí misma, cambiando (ligeramente) de look, y, para animarme a hacer ejercicio y hacerlo mejor, he comprado ropa nueva para entrenar, más cómoda y fresquita que la que ya tengo y vienen de camino unas zapatillas buenas para correr ya que las que tengo me hacen más mal que bien. Si te preguntas si la ropa y zapatos de entrenar influyen en el rendimiento, te diré que ¡sí!, sobretodo si tienes los pies planos, problemas de pisada, etc. Y la comodidad de la ropa es vital para tener libertad de movimientos y a transpirar en condiciones.

Cuéntame, ¿cómo va tu verano? ¿Te sientes llen@ de energía o andas como yo agobiad@ por el calor? ¿Te resulta más difícil moverte o llevar las riendas de tu vida en esta época del año?

Anuncios

4 comentarios sobre “Flojera asada… ¿el calor te deja KO?

  1. Yo lo que hago a la hora de salir a correr (justo antes de que anochezca) es ir a sitios en los que sé que es más fácil que corra un poco de viento, preferiblemente sitios abiertos como al lado de un río. Aunque caliente siempre hage algo de brisa tu sensación térmica disminuirá un poco y no te agobiarás igual 😛

    1. Es una buena idea la tuya, aunque por aquí el viento en verano es horriblemente pegajoso y caliente (nos llega directo de África). ¡Menos mal que ya se supone que ha acabado el verano y las temperaturas de noche son más soportables! Eso si, de día seguimos rondando los 28º…

  2. Hola, preciosa! Ya vuelvo a estar por aquí. Pues he engordado un poquitín, pero estoy bastante contenta y con las pilas renovadas. El calor, sí, un asco, y yo el mar lo tengo a más de 20 km. por lo que no puedo ir todos los días (la gasolina y su putoprecio, ya sabes)
    Me he propuesto fervientemente empezar en septiembre el ejercicio. He descubierto un gym cerca de mi casa que es municipal y está muy bien de precio, voy a intentar cambiar unos horarios de trabajo para poder ir aunque sólo sean dos tardes. Empezaré así, esa es la idea.
    Pues ya ves, otra vez en marcha. A ver si me pongo al día y te leo un poco. Abrazo!

    1. Pero qué de tiempo! Yo se que puedes, como siempre, a tu ritmo, experimentando, dejando tiempo a tu cuerpo a reaccionar a todo y escuchándolo… Así que espero que empieces a moverte y le cojas el gustillo!
      Un besote y mucho ánimo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s