¿Te gustan las flexiones? A mi no, de momento

Bueno, más que no gustarme es que las odio. Lo confieso, las odio con toooodo mi ser y toda mi alma. Es sin duda alguna el ejercicio que más se me resiste y contra el que más lucho.

Quizá por eso, por ese odio tan profundo y lo difíciles que me resultan, es uno de los ejercicios en los que más me esfuerzo por mejorar, ¡porque por mis santos ovarios que no voy a parar hasta perfeccionarlas!

En las épocas en las que estoy más fuerte y soy más constante entrenando he llegado a hacer una media flexión (desde los pies) aproximadamente y a manejarme bien desde las rodillas, pero ahora no estoy precisamente en forma así que cada flexión que intento es un reto constante.

Hay gente que tiene más fuerza en el tronco o que su peso está más repartido y no les cuesta tanto, pero ese no es mi caso. Tengo el tronco muy fino y mis brazos no tienen la fuerza que deberían para poder con todo mi cuerpo.

¿Pero sabes qué? La única forma de llegar a dominarlas y hacerlas bien es hacerlas. Empezar sufriendo, sin poder bajar nada y notando como te tira todo, probando desde las rodillas y fallando también, pero intentando cada repetición poniendo todas tus ganas y sin perder la postura correcta.

Es muy probable que no lo consigas de primeras o que tardes meses en hacer una flexión en condiciones, pero hay que dejar de lado vergüenzas y frustración y no olvidar el hecho de que es un ejercicio genial para tonificar brazos, espalda, abs y pecho. Esfuérzate hasta conseguirlo y estar orgullos@ de tí mism@. Además también viene muy bien para coger coordinación para quienes somos más torpecillos.

He decidido hablarte sobre flexiones hoy porque he hecho la rutina 4 del programa ZCut Power Cardio de Zuzka (esta es una recopilación de los ejercicios hecha por fans italianos) y en ella había burpees y flexiones. Voy más lenta de lo que me gustaría con el programa pero lo estoy haciendo que ya es un pequeño logro. Entiendo que a mucha gente le dan miedo o no se atreven o simplemente no saben como hacerlas correctamente, así que te voy a dar algunos tips para que aprender a hacer flexiones en condiciones te resulte más fácil y cómodo.

  • Hagas lo que hagas, ¡abdominales prietos!

No hay nada mejor que mantener los abdominales prietos para repartir la fuerza y el peso del cuerpo y evitar lesiones. Además, acostumbrarse a ello ayuda a que mantengamos una mejor postura al hacer cualquier ejercicio y también en nuestro día a día.

  • Nada de vergüenzas, ponte de rodillas

Si te resulta imposible o demasiado duro hacer los abdominales desde los pies, ponte de rodillas. Que no te dé vergüenza, la única manera de conseguir hacer algo es intentándolo. No te desanimes y prueba desde ahí. Es muy probable que aun así no puedas hacer una flexión completa hasta abajo, pero date tiempo y no dejes de intentarlo.

Haz el intento de doblar un poco los brazos, recordando mantener los abdominales prietos y la espalda recta. Si te encorvas o bajas la cadera no solo estarás haciendo trampas, puedes hacerte daño y no quieres eso.

  • Espalda recta SI o SI, y si no, TAMBIÉN

Esto va en serio. Puedes hacerte daño, mucho daño y no vas a hacerlo mejor por encorvar la espalda. Tu espalda y abs deben ser una tabla. Concéntrate en mantener la postura correcta y verás como poco a poco es más fácil. Y ya que estamos, controla la posición de tu cuello, mantenlo recto y sin forzar ya que es fácil lesionarse.

  • ¡Cadera arriba!

Si te atreves a hacerlas desde los pies, un truquillo para que sea más fácil es levantar un poco la cadera manteniendo abs apretados y la espalda recta. Eso sí, ten en cuenta que con esto entrenarás menos los abdominales.

  • ¡Ábrete de piernas!

No en ese sentido malpensad@ jajaja. Si al hacer las flexiones desde los pies separas tus piernas te será más fácil equilibrar el peso de tu cuerpo y te será más sencillo hacer las flexiones. Es algo que también puedes hacer conforme vas haciendo flexiones y te cansas para aliviar un poco la tensión.

  • Estira muy bien cuando acabes

Como con cualquier ejercicio, al hacer trabajar los músculos tenemos que relajarlos después. Así que cuando termines de entrenar dedica unos minutos a estirar bien tus brazos, escápulas, pecho y espalda. Tampoco te olvides de estirar tus abdominales y lumbares concienzudamente para que todo vuelva a su sitio y evitar dolores al día siguiente.

Y para terminar, voy a dejarte dos videos. En el primero verás como hacer flexiones correctamente desde las rodillas y en el segundo verás como hacerlas desde los pies, estos chicos dan una genial explicación y tips junto con los fallos más comunes que solemos cometer.

http://www.youtube.com/watch?v=1fMHPmz_hSI

http://www.youtube.com/watch?v=2ZSq1BRYwAI

Y a tí, ¿cómo se te dan las flexiones? ¿Las amas o las odias? ¿Ves en tí mism@ alguno de los errores que comentan en el video? Espero que todos estos tips te sirvan para volverte una máquina de hacer flexiones, o que por lo menos lo intentes 😉

Anuncios

8 comentarios sobre “¿Te gustan las flexiones? A mi no, de momento

  1. Han sido un ejercicio del que siempre me he resistido. últimamente he hecho las paces con ellas XD Y ahora ya no las odio, creo que es algo mental al inicio (las hago aún apoyando las rodillas porque sino es demasiado el peso corporal que tengo que aguantar) En pocos meses he hecho cosas que antes nunca había hecho! así que lo primero es ponerse y punto y si no nos apetece, nos ponemos igual 🙂

    Pero es importante saber que los ejercicios que se nos resisten son los que debemos hacer sin rechistar porque así vamos a trabajar zonas del cuerpo que aún no tenemos muy fuertes y vamos a ganar mucho! 🙂

    1. Exacto! Me identifico totalmente con lo que dices. Y ya no solo por los beneficios para el cuerpo, sino los beneficios psicológicos que da enfrentarnos a algo que nos cuesta o no nos gusta y superarlo. Sobre eso sabes más tú que yo, así que poco o nada te tengo que decir, pero desde luego para mi no hay nada que me siente mejor mentalmente que superar una barrera y demostrarme que todo lo que creia límites en esta vida era falta d practica o de intentarlo.
      Un besazo!

  2. Me gustan las flexiones 🙂 son mi ejercicio favorito junto con todas sus variaciones q son muchisimas y mas los burpees esq te forman unos brazos y espalda muy bonitos. Yo cuando empece. Entrenar no hacia ni una ni en las rodillas pero ya con el tiempo he logrado hacer 7 flexiones en tabla y con los codos pegados al cuerpo y pies juntos y 11 cn los brazos y piernas mas separads. Mi
    meta es hacer 20 bien hechas. Yo el ejercico q odio son lunges o desplantes y mas sii hay q brincar, loss odioo jjej.

    1. Jejeje si es que la cosa es esa, según como se reparte el peso en nuestro cuerpo hay ejercicios que cuestan más o menos porque tenemos más o menos resistencia en según que zonas. A mi los lunges me encantan aunque tengo que tener cuidado al brincar. Ya sabes Anita, a mejorar esas flexiones desde los pies que seguro que antes de que te des cuenta no te haces 20 sino 30! Recuerda que la única meta es no quedarse sin metas! 😉
      Un besazo guapa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s