Currando espero…

Estos días han sido casi de locura, ya que además de trabajar en el centro de bricolaje he estado echando horas en un pub cerquita de casa.

Eso aunque me ha quitado tiempo para mi que es algo que no me gusta, hace que esté entrando algo de dinero a casa y que me lo tome todo con más calma y tranquilidad, que es algo que si que me gusta y mucho.

Todo tiene sus pros y contras, pero no puedo quejarme ya que las cosas no van demasiado mal ahora sino que van mejorando poco a poco. Estoy comiendo muy bien, me anima tener compañía en casa y casi que lo único que tengo descuidado es el ejercicio porque no encuentro el momento aunque tengo ganitas.

En menos de una semana nos pondrán internet (yuhuuu por las ofertas buenas!) y al no pagarlo yo sola es posible mantenerlo un par de meses, cosa que me tiene encantada. Eso quiere decir que podré dedicarle tiempo al blog en vez de dedicarlo a intentar pillar el wifi del vecino, probar cosillas y encontrar la forma de hacer en condiciones la presentación del reto. No lo puedo evitar, si algo no queda como yo quiero, no lo hago, cosa que se que es un defecto horroroso.

Ya te he contado que tengo menos tiempo, pero aún así he encontrato algo de tiempo para probar dos deportes nuevos que me han encantado.

Hace un par de semanas probé el wakeboard (esquí acuático con tabla en vez de esquís) y el otro día me iniciaron al acro yoga.

Sobre el wakeboard puedo decir que es más difícil de lo que parece pero divertidísimo y que cansa muchísimo más de lo que imaginaba. Ya no solo el deporte en si, sino el hecho del paseo en lancha, las cervecitas y las risas al ir con amigos, buscar delfines (que NO encontramos, ¡a ver si hay más suerte la próxima vez!)…. me encantó la experiencia.

Pero quizá lo que más me ha gustado ha sido probar el acro yoga. Esta variedad de yoga es una especie de mezcla de acrobacias, yoga, relajación y masaje terapéutico. Se hace en pareja y consta de una persona que hace de base, que sujeta y maneja tu cuerpo como si fueras una marioneta, y una persona que literalmente vuela. Porque cuando estás arriba, la sensación que tienes es de volar. Es increíblemente relajante y divertido aunque requiere confianza, control del cuerpo y tranquilidad. De primeras da un poco de miedo e inseguridad, pero relajándote y confiando en tu base (lo mismo si haces de base) se le coge el truco rápido y se pueden ir haciendo cosillas.

Aunque parezca difícil, no requiere gran potencia física o flexibilidad para practicarlo, solo un sitio cómodo y seguro, ganas, confianza en la persona con la que lo practiques y que no haya una diferencia de peso extrema. Sólo con eso se pueden hacer unas cuantas cosas básicas.

No lo parece, pero cansa mucho y se hace ejercicio. Hay que estirar muy bien antes y despuñes para evitar lesiones.

Te dejo aquí un video en el que aparecen algunas de las posiciones que probamos en casa para que te hagas una idea de qué va esto del acro yoga.

¿Qué es de tu vida? ¡Cuéntame como te va y como llevas el veranito!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s