¿Ángulos de visión o cómo proyectamos las cosas?

Hace poco, un comentario que recibí en esta entrada del blog me hizo reflexionar. Esa es una de las razones por las que me encanta que en los blogs se pueda comentar, cambiar opiniones y compartir puntos de vista.

Llevo tiempo dándole vueltas a como plantear esta entrada y no lo tenía muy claro. ¿Hablaba sobre como nos proyectamos y lo que podemos hacer pensar, de cómo nos vemos, cómo nos presentamos ante el mundo? ¿En qué ámbitos? Me quedaba en el físico, en el ánimo… ¿o profundizaba también en nuestra presentación personal de cara a un trabajo, a una venta, proyecto, idea, etc pero cuando ese “algo” somos nosotros mismos?

Al final todo está relacionado y dependiendo de como nos sintamos proyectamos algo que puede o no ajustarse a la realidad. Otras veces vemos lo que creemos que ven otros sea o no real o simplemente tenemos problemas de enfoque.

No te pasa que a veces te ves en una foto y dices “ojú chiquillo, ¿de dónde salen estas carnes que no me veo en el espejo?” O al contrario, piensas “¡ay omá! No sabía que estoy tan bién”. O, sin ir más lejos, te miras al espejo y te ves genial, y al día siguiente o horas más tarde incluso te ves fatal, como si esa cara no fuera tuya, te hubieran aparecido ahí carnes que de fantasmas parecen tener poco… Está claro que el estado de ánimo nubla totalmente nuestra visión tanto para bien como para mal, aunque principalmente suele hacerlo para mal y no nos deja ver lo que valemos, y no hablo solo de físico.

Un día nos comemos el mundo y al siguiente el mundo ha sido quien se nos ha comido, masticado, tragado, digerido malamente y cagado antes de que nos paremos a pensar en si eso es así o no realmente.

Quiero ponerte ejemplos gráficos sobre por qué no debemos hacer mucho caso a lo que a veces vemos en un espejo o una foto para ilustrarlo mejor. Y lo voy a hacer con mis propias carnes.

El otro día te enseñaba lo contenta que estoy de estar trabajando y subía en el post esta foto, tomada desde un ángulo que no era especialmente bueno aunque salgo muy bien.

Happy currandoAhora te enseño una de apenas unos días antes, es una de las que envié a la agencia que me contrató para formalizar el contrato ante la marca y el centro.

senotaquenomegustahacermefotosNo hay ninguna diferencia en mi peso o altura entre ninguna de las dos, pero en la primera parezco más bajita (ya quisiera yo, ¡que soy más larga que un día sin pan! jajaja) y que tengo algún kilillo más encima que en la segunda. ¡Curiosamente, salgo mejor en esa primera que no se ajusta a mi realidad física sino a la anímica! (OJO, por si a alguien se le ocurre pensar que digo que estoy gorda o algo así, está claro que no, que no digo de más, sino más que en la otra)

¿Quiere eso decir que en unos días mi cuerpo se acortó 10 centímetros y que acumulé grasa en las piernas? Pues claro que no, es sólo un ángulo. Nos pasa igual cuando nos vemos en diferentes espejos, escaparates, o según quien nos tome la foto y desde dónde.

Este ejercicio es una chorrada, pero solo quiero que pienses que la mitad de las veces, lo que vemos no se ajusta a la realidad y que le damos demasiada importancia, que no es algo por lo que debamos preocuparnos.

Y eso me lleva a cómo nos proyectamos según nos sentimos. Voy a recuperar el comentario que inspiró esta entrada (¡gracias LaFeliz!):

No sé si te molestará mi comentario, o al contrario, te resulte un halago. No hace mucho que sigo tu blog, quizás empecé a hacerlo en un momento tuyo de bajón, pero al no estar feliz al 100%, me imaginaba que no eras tan guapa como he descubierto hoy!!! Es increíble las impresiones (tan erróneas) que nos puede transmitir un estado de ánimo!! Conclusión: la felicidad es el mejor secreto de belleza.

Un besazo muy gordo!

No le falta razón. Cuando estamos mal proyectamos algo malo, algo feo que casi casi puede hacer que nos acerquemos a ser (parecer o creer que somos) eso que nos preocupa, nos atormenta, nos perturba (invito a una birra a quien entienda la referencia jajaja) y que realmente no somos. Y yo cuando estoy de bajón, puedo llegar a nublarme y a proyectar un “algo” horroroso que no se ajusta a como soy por dentro, ni por fuera y que no tiene nada que ver con lo que valga a o deje de valer en ningún sentido de mi vida. Estoy segura de que te ha pasado alguna vez a tí también.

En mi respuesta le comentaba que en Estados Unidos se había hecho un estudio con un dibujante del FBI donde se demostraba que las mujeres que accedieron a participar no eran capaces de ver lo guapas que son y que las descripciones de extraños se ajustaban más a la realidad. Aquí tienes un enlace donde puedes ver el resultado. ¡Sobran las palabras!

Imagina que has quedado con tus amigos después de un tiempo, y cuando te preguntan como estás, les dices “puffff, estoy hecha un auténtico mojón, vaya asco de vida joder, creo que no sirvo ni pa estar sentada”. ¿Qué crees que estás proyectando? Además de cortar el rollo y dejar esa mala impresión de tí mism@, te vas a retroalimentar de esa mierda y no lo vas a pasar muy bien. Al fin y al cabo serán tus amigos y te conocen, y dirán bueno es que estaba de bajón otro día estará mejor. Pero ya has perdido la oportunidad de pasar un buen rato y de despejarte de eso que te preocupa o te hace sentir mal.

Voy más allá. Imagina que con quien has quedado es alguien a quien apenas conoces y le dices exactamente lo mismo. ¿Crees que va a tener más interés por conocerte? ¿Que va a entender lo que te pasa? Dale la vuelta a la tortilla, ¿a que no tendrías ningunas ganas de tener en tu vida a alguien que se presenta ante ti de manera tan tóxica o no te apetecería nada que tus amigos de toda la vida te vinieran de malas y de bajón, cegados en su propia mierda cuando tienes ganas de estar bien con ellos un rato?

¿Podrías haberlo hecho de forma más positiva? Sin mentir, sin falsedades, pero proyectando que aunque las cosas no estén bien, tienes fuerza, ganas y que puedes con lo que sea y buscas estar bien si o si. Es más, podrías dejar de perder el tiempo pensando en esas cosas y disfrutar el momento y aprovechar la oportunidad de conocer a alguien nuevo que puede aportar cosas buenas a tu vida.

Jo, suena muy fácil pero a veces cuesta la vida misma o no somos capaces de hacerlo por más que queramos.

Ahora rizo el rizo aún más. Tienes una entrevista de trabajo y te coge en un día malísimo, de esos que quieres meterte bajo una manta y no salir de ahí hasta que se te olvide lo que te pasa o el mundo se vaya al carajo. ¿Vas a ir también de malas o proyectarte erróneamente en algo de lo que puede depender tu futuro?

Voy a ponerte otro ejemplo gráfico aquí porque una imagen vale más que mil palabras, en este caso de dos productos que se venden en el centro de bricolaje donde trabajo (está claro cual es, pero no me pagan por hacer publicidad, de hecho me paga una marca ajena al centro así que… jajajaja). Intenté encontrar dos productos iguales presentados de distinta forma pero no encontré nada que me convenciera y estos dos ejemplo me parecieron geniales de lo que es una presentación decente y una que… bueno, terrible se queda corto jeje.

Dejemos de lado que una marca es conocida y la otra es probablemente un nombre españolizado de alguna “chinorrada de todo a 100” y la potencia económica de cada una, lo que quiero que veas es que el mínimo esfuerzo por hacer las cosas bien marca la diferencia totalmente en como te proyectas en tu vida. No busqué algo genial ni PERFECTO de lo que era la proyección adecuada, solo una buena, que proyectara que se ha puesto mimo, cuidado y cariño en lo que se ofrece, que en este caso es un producto. Hay veces que intentar llegar a una idea que tenemos preconcebida de perfección significa cagarla o no llegar a hacer nada porque consideras que no puedes estar por debajo del standard que has imaginado así que terminas frustrad@ y pasando de tus proyectos.

Quizá tengas un blog, tengas un proyecto o idea en el que puede o no que tu seas la imagen, o busques trabajo, o simplemente lo apliques de cara a tu día a día. Creo que va a quedar claro de todas formas.

En primer lugar te voy a enseñar la imagen buena, cuidada, que denota que se ha puesto esfuerzo en hacer algo bien aunque no se tenga un resultado espectacular. No es nada del otro mundo, está claro, pero resulta agradable y sin demasiadas florituras ves claramente lo que hay.

asi siY ahora, te enseño el NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO (piensa en un grito de nooooooo de media hora). Esto no hay por dónde cogerlo. Dan ganas de todo menos de comprarlo.

asi noooooooooSi es que parece que la pobre cría se ha quemado ya tres veces echándole mano a las ollas antes de tomar la última foto a pesar de tener la barrera ahí puesta. Fíjate en cómo te mira, parece advertirte con la mirada de que el monstruo del saco está ahí justo detrás tuya y que lo mejor que puedes hacer es salir echando leches.

Así NO.

Siempre está en nuestra mano proyectarnos bien, como lo que realmente somos o incluso mejor. No hablo sólo físicamente, sino de palabra, actitud, ánimos. Con sinceridad y sin caer en la hipocresía.

Está claro que tenemos días malos, épocas y rachas que a veces puedan parecer interminables, pero de todo se sale. Dando lo mejor de ti y recordando cual es tu mejor “yo”.

Casi todo se puede superar aunque sea difícil, y está en nuestra mano afrontarlo con la mejor actitud. Presentarnos ante nosotros mismos, ante los demás, de cara a un cliente, a un amigo, a un posible jefe, a una audiencia, ante lo que sea.

Pero dependerá de lo que proyectemos y cómo lo hagamos. Si no somos conscientes de lo que valemos, no podremos hacer que nadie más lo vea y no conseguiremos nuestros objetivos.

Y aunque todo lo que te he contado hoy te pueda parecer una chorrada, al final es la vida misma.

Y tú, ¿cómo te proyectas? ¿Como le pones buena cara a tus bajones? ¿Eres consciente de cuando das una proyección equivocada de ti mism@?

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s