Tengo mucho que contarte

No voy a contarte nada nuevo. Que la vida es una locura que da vueltas, se retuerce, hace zig-zags y que es algo a lo que nunca nos acostumbramos y no deja de sorprendernos para bien como para mal es algo que ya sabes y que tú también vives a diario.

No he desaparecido ni se me ha tragado la tierra aunque es algo que en algún momento de cada día (y a veces más de uno y de 20) deseo que pase.

Tengo muchos comentarios por responder y lo haré en cuanto el wifi de mi vecino me lo permita, ya que tengo wifi un minuto y me paso los siguientes treinta intentando que funcione, cosa que en semejante momento de ansiedad me desquicia. Antes de seguir quiero agradecer todo el apoyo que he recibido en los comentarios, ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS POR SER TAN BUENA GENTE Y APOYARME CUANDO LO NECESITO!

También tengo muchísimas cosas que contarte de esta vida tan demencial que me vuelve loca día si día también.

Tal y como te conté, pedí cita con el psicólogo porque necesito ayuda, pero no fui. Por varios motivos. El primero miedo puro y duro. El segundo económico. Y el tercero, que recoge las dos excusas, que al poco de publicar la entrada recibí una llamada de un sitio del que ya te había hablado antes, donde supuestamente iba a empezar a trabajar en navidades.
Tenía que irme para hacer una nueva entrevista allí justo después del psicólogo, y me dio pánico salir de la consulta hecha una mierda y cagarla en la entrevista. Además, económicamente ya no me lo podía permitir porque entre que llamé para pedir cita y llegó el día el banco ya había hecho de las suyas.

Sé que la excusa está ahí de fondo y no me autoengaño, pero tomé una decisión y espero que haya sido la correcta.

Me dijeron que me contrataban y me empezaban a probar ya, asi que llamé al otro trabajo que me había surgido de vender seguros que no me gustaba nada pero que cogí por desesperación (casualidades de la vida tenía que ir a firmar el contrato y hacer el último tramo del curso ese mismo día) y les dije que no podía cogerlo y que me habían puesto otro contrato por delante que no podía rechazar.

Ayer empecé a trabajar en el restaurante este y la verdad es que no estoy contenta ya que no estoy a la altura. No tengo experiencia como camarera de restaurante y noté la desesperación de quien me contrató (de primeras le dejé muy claro que no tenía ni idea, pero que me sobraban ganas de aprender) y si, vieron mis ganas, pero no vieron lo que esperaban de mi. Eso es muy típico cuando somos jefes, aunque nos digan que parten de cero, esperamos y necesitamos que la gente rinda como si llevaran haciendo ese X trabajo toda la vida. Al final solo agobiamos al trabajador en caso de que vaya con ganas de aprender pero ahí está también las ganas que le ponga el trabajador. Se puede conseguir aprender y encajar con ganas, sin ganas no vas a durar más de dos días.

Reconozco que lo pasé mal y que no estuve a la altura, y espero que hoy haya más tiempo para que me puedan explicar algo más y que no les resulte un estorbo sino una ayuda. Me juego tanto y estoy tan desesperada económicamente que quiero dar el 300% aunque no llegue al 50, quiero agradarles y que me den el voto de confianza. Así que me voy a esforzar para que vean mi potencial en vez de mis defectos.

Me hundió un poco ver que al director del hotel no le gusté, pero debo reconocer que los compañeros se portaron bien y tuvieron paciencia dentro de lo que cabe. Ahora debo ganarme mi sitio y demostrarle a todos para que transmitan al director que valgo, que le pongo ganas y que ni un piercing ni mi inexperiencia son motivos para no darme una oportunidad.

Estoy muy ilusionada a la vez que presionada con este trabajo ya que ahora mismo es imposible encontrar algo mejor o directamente encontrar ALGO. Quiero aprender y estar a la altura de ese sitio pijo donde la gente puede estar sudando como un pollo y liarla como hooligans, comido por las cucarachas pero das mala imagen por llevar un piercing.
Si volvemos al principio de la entrada, todo esto explica lo que decía de que la vida es una locura que debemos afrontar lo mejor posible. En unas horas pasas de una cosa a otra, tomas decisiones, te miras, te analizas, sacas conclusiones y lo pasas mal, claro que si, pero aprendes.

Te das cuenta de que no eres un robot, que no te puedes exigir más de lo que puedes dar sino andar ese camino poco a poco, a tu ritmo, sin mirar atrás nada más que para recordar de lo que estás orgulloso o de lo que debes aprender y cambiar.

En estos días y especialmente ayer he llegado a unos puntos de ansiedad que me dan hasta miedo, porque nunca he estado así. El mero hecho de no poder apartar la lavadora de la pared para quitarle el filtro (no lava desde hace más de una semana y ya no me queda ropa limpia) hace que me pase horas llorando, desquiciada, ahogada y hasta el punto de vomitar, e igual que eso me pasa con cualquier cosa.

Soy consciente de que me presiono y siento presionada, que me siento en un callejón sin salida y que valoro tanto cualquier oportunidad para salir de el que eso me abruma. Y eso es en lo que toca trabajar ahora.

Como me decía Matrioska, hay muchos libros, mucha información de forma gratuita que ayudan, y en ellos estoy ya que no puedo permitirme absolutamente nada. Por no poder, no puedo ni pagar el gasoil para ir a trabajar, y eso ha hecho que tenga que devolver algún recibo para asegurarme de que al menos puedo ir una semana a trabajar. Eso solo aumenta mi bola de problemas, pero no ha quedado otra de momento.

Además, darle vueltas a por qué fracaso, por qué no soy capaz de hacer las cosas bien tanto conmigo como con los demás, intentar ver las situaciones desde todos los ángulos y eliminar de ellas el egoísmo absoluto me alivia aunque lo paso mal en el momento que me paro a pensar.

Esta nueva rutina de trabajo que empecé ayer y que espero que dure me hace tener que plantearme el tener una rutina en mi vida, unos horarios, un mínimo de organización.

Por ejemplo, aunque es un restaurante, voy a evitar comer allí a toda costa, pero sin pasar hambre yo. Es decir, si tengo que comer quiero algo que lleve hecho de casa. Por lo que, si me dan la oportunidad de seguir (es decir, si consigo ganármela, no hay que echar las culpas a los demás de lo que es cosa nuestra), este blog se nutrirá de recetas e ideas de tupper, picoteo y comer fuera .

¿Por qué? Principalmente porque no se puede estar sin comer, cosa que con la ansiedad no he hecho apenas últimamente. Aunque tengo hambre no consigo ponerme a cocinar, y cuando lo hago, es dar un bocado y no poder comer más. Me siento débil, cansada y tengo que romper ese círculo de mierda.

Me voy a sentir mejor estructurando mi vida y organizándola, asegurándome que no me va a faltar lo básico y que no voy a recurrir a comer porquerías ni estresarme comiendo.

Por ejemplo, ayer entré a las 5 sin haber comido apenas en todo el día y salí a las 11. Cuando llegué a mi ciudad eran casi las 12, estaba medio desmayada conduciendo y no tenia nada preparado en casa asi que gasté 2 preciados euros destinados a gasoil en el McDonalds porque necesitaba comer algo ya, fuera lo que fuera.

Hoy voy a salir más tarde aun, asi que voy a hacer una empanada grandecita con harina integral de trigo, integral de espelta y de soja muy simple con soja texturizada con un toque de curry, cebolla, espinacas, champis y me llevaré una porción por si tengo unos minutos para comer o para meterla en el horno un momento o tomarla fria antes de salir y comérmela en el coche tranquilamente antes de volver a casa. Así no molesto a los cocineros pidiendo que me preparen algo y el hecho de saber que mi trocito de empanada está ahí me calmará el hambre y me quitará la ansiedad de qué hacer o de ponerme a cocinar a la 1 de la mañana. Otros días me llevaré sobras del almuerzo de ese día o del anterior para comer variado pero bien.

Los días que trabaje de mañana o al mediodía haré lo mismo, para seguir controlando lo que como y como y dónde se cocina. Sinceramente no me apetece nada comer de allí y se que me voy a sentir mejor conmigo misma y más responsable encargándome yo de mi comida.

En cuanto al ejercicio… no estoy haciendo nada estos días y soy consciente de que lo necesito y que no me hago ningún bien al no hacerlo. El cuerpo me lo pide pero no tengo fuerzas. Eso sí, es algo que voy a atajar dado que necesito descargar mucha energía y mucha ansiedad a través de el.

Y por hoy creo que ya está, quiero darte las gracias por seguir ahí, por interesarte por mí y por tus ánimos. Y quiero sentirme bien para poder darte caña y transmitirte los míos, que aunque no los veo por ningún lado se que están ahí 😉
Si me da tiempo pasaré las fotos del proceso de preparar la masa de empanada (que en realidad, si has visto mis recetas de pan, es lo mismo pero sin levadura) y subiré la receta mañana o pasado.

Quiero volver a tener continuidad con el blog, ya que es algo que me hace sentir bien y me ayuda mucho. Espero poder seguir ayudándote a ti también a través de mis experiencias y mis locuras 😉

Cuéntame, ¿cómo estás? ¿Cómo llevas esta locura que es la vida? ¿Entrenas, estás comiendo bien, te sientes bien? ¿Qué te produce ansiedad a tí?

¡Si has aguantado hasta aquí, te mereces un premio!

Anuncios

8 comentarios sobre “Tengo mucho que contarte

  1. Por todo lo que cuentas, el premio te lo mereces tu, no los que te leemos!! No deberías desesperarte ante un nuevo trabajo, nadie nace aprendido así que simplemente vete cada día con ganas de aprender algo nuevo y no olvides que con buena actitud tienes medio camino recorrido. Ánimo.
    En cuanto a lo del psicólogo quítate todos los miedos solo tienes que pensar que en ciudades como NY es algo que la gente hace como hábito, como ir al gimnasio porque su mentalidad les hace ver que ir al psicólogo es algo totalmente necesario para todos (y yo en el fondo también lo creo), de todas formas mientras las cosas vuelven a su sitio en tu vida intenta desahogarte aquí todo lo que puedas y todas intentaremos ayudarte en la medida de lo posible.
    Ánimo con todo!
    muuuá

  2. Hermosa, primero enhorabuena por esta oportunidad laboral, segundo no te exijas tanto, al principio cualquier trabajo -y especialmente si no tienes experiencia en él- es dificil, tercero seguro que si te alimentas mejor rendirás mejor porque no es un trabajo precisamente sencillo. Concéntrate en tu presente, aprende, disfrútalo, y no veas los obstáculos como fracasos. Todo, todo tiene su razón de ser. Mucha suerte en esta nueva etapa!! Un abrazo!

  3. ¡Me alegra saber que sigues por aquí! Estoy aún pendiente de sacar un poquillo de tiempo para hacer el bizcocho rápido ese sobre el que escribiste hace tiempo xD En cuanto lo haga te comento cómo me salió
    ¡Un beso!

  4. Bueno, mujer, al menos has encontrado no un trabajo, sino dos (vale, que son una mierda, pero eran algo).
    El primer día es el más difícil, pero poco a poco (al menos te darán unos poquitos días de prueba) ya irás pillando el tranquillo, hasta el punto que, de aquí a unos días, pensarás que está chupado.
    En cuanto cobres tu primer sueldo, verás el final del túnel.

    Y cuando tengas ganas de llorar, Belén bonita, déjate llorar un rato. Te pones un reloj delante y lloras a lo bestia cinco minutos, y luego dices “basta”, te lavas la cara, sonríes al espejo (es mágico sonreír) y te dedicas a separar el puto filtro de la lavadora, a ver qué le pasa. Si no puedes, lo intentas un poco más tarde.

    Sé lo que es ponerse a llorar por algo tonto, simplemente porque tienes el corazón apretado y una sensación de vértigo ante la vida entera. Pero eso se pasa, te lo digo de verdad. Sólo tienes que tratar de respirar despacio, entrando el aire por la nariz y sacándolo lentamente por la boca, y si miras el reloj (es mi aliado), verás que ese ataque de ansiedad dura X minutos, y luego va bajando.
    La próxima vez, ya sabrás el tiempo aproximado y no te asustarás tanto, simplemente trata de respirar y salir de esos minutos hacia delante.

    Me encantaría darte un abrazo bien apretao. A veces, simplemente eso ya ayuda.

    Y no te preocupes, que todo pasa en esta vida. Te lo dice una que las ha pasado putas en más de una ocasión, y me decía a mí misma “algún día me reiré de esto”. Y ese día llega, siempre.

    Un besote, menudo rollazo te he metido, chica. Espero que la wifi de tu vecino te dé tiempo a leerlo todo, ja ja ja.

    Besos, y procura no tardar en volver, que me tienes preocupada.

  5. Mi reina, pues que nadie nace sabiéndolo todo. Como te dice Amelia el primer día es el más difícil (y si me apuras hasta la primera semana ;)) es pura tensión inclusive aunque sepas que sabes… entonces más cuando no tienes experiencia. Entonces la que se tiene (debe) tener paciencia eres tú, si tus compañeros se han portado como compañeros contigo la llevas de gane.
    Lo de la comida es importante que lo resuelvas como has pensado porque si estás tensa, cansada, agobiada y mal comida vas a tronar muy pronto y no queremos eso verdad?
    Para lo demás ya saldrá todo el tiempo que se necesite.
    Ánimo pequeña! Acá estaremos esperando por ti.
    Te abrazo con mucho cariño

  6. Ooohhhh siento muchisimo que te sientas tan mal. Creo que poco de los consejos que te demos te vayan a servir de mucho, porque la fuerza para salir de esto, la tienes tú, sin duda que la tienes!!! Aún así: coge toda esa negatividad y mándala a la mierda!!!!! céntrate en lo bueno y proyecta toda tu energía en ello, y por supuesto no te dejes influenciar por la opinión de un jefe, al que no le ha dado tiempo a saber lo buena que eres!!!

    Un abrazo muy gordo!!!!

  7. Yo creo que siempre las cosas pasan por algo, y si apareció este trabajo justo el día que ibas a coger el otro… tiene su razón. Espero que te vayas integrando poco a poco, que te den un poco de margen y que las cosas vayan mejorando… De aquí a unos días seguro que eres una maestra de la restauración!!

    Y bueno, ya lo sabes, pero intenta no estar tanto sin comer… por tu bien, guapa!

    Muak!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s