Lesiones y ejercicios de realidad

Y de la forma mas tonta del mundo. No me he hecho daño entrenando, ni corriendo, ni nada por el estilo. Me da tanto coraje que me daría de hostias contra la pared hasta quedarme tonta del todo (wow, se nota que el síndrome premenstrual me está dando fuerte). Me pilla al final del reto así que no solo no puedo entrenar en condiciones sino que no se si podré hacer el segundo Fit Test el Día 30 del reto, por lo que los últimos días que es cuando había cogido el ritmo y estaba fuerte y motivada se van al carajo.

Y es que, comiendo bien, entrenando, y con buenos ánimos, llegó el síndrome premenstrual y el viernes, que salí un ratito a ver a mis amigas, no bebí porque no tenía ni para una cervecita, ni nada, me dió un desmayo de los míos en mitad de la calle. Digo de los míos porque es algo que siempre me ha pasado, me da una bajona de repente (según me dijeron de niña en el médico de azúcar, pero también me dijeron que no necesitaba ni pruebas ni tratamientos, que era normal) y no me da ni tiempo a darme cuenta que ya estoy en el suelo.

Hacía mucho tiempo que no me pasaba. Estaba un poco agobiada en el pub donde estaba con mi gente y salí un segundo a tomar el aire. Me apoyé en un coche y saqué la botellita de agua del bolso pero ahí me quedé ciega y me la volqué encima, lo siguiente fue que estaba en el suelo, no veia, me tocaban y me movían y me pasaban un hielo por la espalda.

Me trajeron un zumito para subirme el azucar y a los 10 minutos estaba perfecta. Me quedé un rato más por allí hasta que me encontré fuerte y cogí el coche para volver a casa. Cuando me iba noté raro el tobillo izquierdo y el cuello.

Al día siguiente cuando me levanté me dolía la rodilla y desde ahí el gemelo hasta el tobillo. También cuello y lumbares. ¡Yuhu! Lesionada, porque como estaba motivada y con ganas de entrenar, toma dolor.  Además tengo un mono de tabaco que te cagas ya que estoy sin tabaco desde el sábado. Teniendo en cuenta que fumo mucho y de golpe me he quedado sin tabaco y sin dinero para comprar más, ni siquiera para comida, no puedo entrenar en condiciones para soltar toda la ansiedad, y que me ha dado estos días por hacerme jarritas de café… me estoy volviendo totalmente loca. No puedo entrenar en condiciones ni correr, sólo estoy haciendo un poco de yoga y pilates para intentar calmar los nervios y no estar quieta todo el tiempo, siempre con cuidado de no hacerme más daño y reposando bien el resto del tiempo.

Qué vergüenza más mala pasé. Si hay algo que no me gusta es hacer nada ridículo o por lo que me pueda sentir humillada. No me gusta dar la nota, ni llamar la atención. No me gusta darme la vuelta y que se descojonen a mi costa. Nadie lo hizo. Al menos no en mi cara. Todo el mundo me cuidó y eso me dió aun mas apuro, ver a mis gente preocupados, con ese susto en la cara porque no volvía en mi y nunca me habían visto así. Incluso un chaval que no me conocía de nada el pobre me estuvo cuidando sin tener por qué.

Eso debería darme qué pensar. Quizá todo el mundo no sea tan malo, y quizá no todo el mundo está ahí fuera para humillarme, para joderme. Quizá debería de dejar de esperar lo peor de todo el que me rodea y disfrutar de la gente en vez de dejar que la desconfianza y las paranoias me lo jodan todo. Dejar de malentender todo lo que veo o se me dice o simplemente dejar de malentender.

Pero quizá soy gilipollas y sólo tuve suerte en ese momento, y cuando pienso mal de la gente, cuando desconfío de sus intenciones o soy incapaz de aceptar y creer que alguien me aprecie o me quiera como soy es por algo.

Claro que es p0r algo, yo me lo pregunto y yo solita me lo como contesto. Todavía queda parte de esa Belén cuya cara, pensamientos y cuerpo no soy capaz de recordar. Esa Belén a la que no conozco ni reconozco, a la que no recuerdo ni quiero recordar. Esa Belén que me hunde como nada en cuanto un pequeño flash de ella y de su vida se me pasa por el cerebro.

Se resiste a irse porque está en ese cerebro cabrón que se niega a que cambiemos nuestra vida, a que sigamos adelante. Ya te he dicho más de una vez que el cerebro se agarra al miedo, a la ira, a los sentimientos que hacen que nuestra autodefensa mental salte para “protegernos”.

¿Pero sabes que pasa? Que ese agobio, esa ansiedad incontrolable, casi pánico que me inunda en esos breves momentos en los que me acuerdo de como se me obligó a vivir o tengo alguno de esos “flashes” no dura mucho.

Porque soy consciente de que ya no existe y que nunca debió existir, de que no vivo así, de que se acabó y por fin puedo salir YO, ser YO, que valgo mucho aunque me hayan criado en lo contrario. Que tengo opción de elegir dónde va mi vida aunque me sea tan difícil creerlo porque total, sigo estando en la casa de la que llevo media vida intentando alejarme para no volver jamás. Pero debo pensar que al menos estoy sola en esta casa, que podría ser peor y que sólo debo aguantar un poco más. De que he salido del agujero yo solita, con mucho esfuerzo, pasándolo fatal, estando muy sola y perdida pero echándole los cojones que nunca imaginé que tenía. Un día me miré al espejo y dije: “hasta aquí, no quiero volver a verte pedazo de mierda, me merezco vivir y saber que es ser feliz”, y empecé a cambiar mi vida. Yo soy así, o lo hago a lo bestia o no lo hago. Fui al médico, le pedí que me hiciera una “dieta” (si, esa palabra que ahora te digo que borres) y empecé a hacer lo contrario a lo que había hecho durante años. Quería volver a sentirme guapa, porque había sido guapísima, y tenía un largo camino que desandar.

Me niego a convencerme de que soy una fracasada, de que me voy a tener que arrastrar toda mi vida y que no voy a conseguir salir de aquí, que no voy a ser nadie y que nunca seré capaz de hacer nada. ¿Que lo pienso a veces cuando me da el bajón? Por supuesto, pero tan rápido como viene, le meto una patada en el culo a esos pensamientos y los mando a la mierda.

Recuerdo que soy una tía muy guapa, que soy inteligente y tengo encanto, que soy una máquina de currar. Que no soy la típica tía y se puede hablar conmigo de cualquier cosa, bromear de cualquier cosa y que tengo una imaginación y un sentido del humor difícil de encontrar. Que cada día estoy más guapa y tengo un cuerpo del que estoy más orgullosa. Cada día estoy más fuerte, tengo más aguante, hago mejor cosas que jamás pensé que podría hacer. Cada día aprendo algo nuevo, útil o no, pero lo hago. Que hay cosas para las que tengo talento y que si realmente me pongo a ello, sin dejarme hundir por los obstáculos y haciendo ejercicios de realidad constantes, puedo hacer lo que quiera y hacerlo muy bien. Que aunque las cosas están muy mal y no hay trabajo, en el momento que me den la más mínima oportunidad de hacer una prueba les voy a enamorar porque soy una bestia que aprende rápido y vale para ello.

Y pienso que debo cuidarme, que últimamente he descuidado mucho mi piel, mi pelo… Buscar alternativas a todo lo que no pueda hacer porque siempre las hay. Quererme e intentar querer a los demás a pesar de que lo que yo sienta es que sólo soy una mierda de la que aprovecharse.

Quiero ser feliz y seguir viendo algo nuevo en mi misma que me haga sentir bien cada día que pase. Y para ello me tengo que superar día a día, me apetezca o no, y cueste lo que cueste. Tengo que hacer todo lo que creo que no soy capaz, todo lo que no me apetece y que voy dejando, todo lo que creo que no tengo fuerzas para hacer. Tengo que dejar a un lado las excusas, olvidarme de la palabra mañana y sólo ver el ahora, aprovechar cada minuto y cada día porque mañana no es una opción. Y tengo que estar orgullosa de mi misma a cada paso, porque he recorrido un camino muy largo y es lo que hay que disfrutar, el camino que no la meta. Porque la única meta en la vida debería ser no quedarse nunca sin metas.

Este blog no es sólo sobre ejercicio y alimentación, que aunque son temas de los que me encanta hablar, también hay que hacer ejercicios de realidad. Es curioso como mientras escribía esta entrada, me he sentido fatal, he tenido la tentación de borrarlo todo y no publicarla varias veces y me ha dado vergüenza y casi miedo subirla. Pero creo que es necesario hacer estos ejercicios de vez en cuando, tener una pequeña lucha contra mi cerebro y contra ese “orgullo” que soy consciente es exagerado y estúpido y contra el que también tengo que luchar. Sinceramente, ahora me siento mejor.

No te tomes este post como una rabieta, o como algo malo o para hundirse. Esta entrada es un grito a las ganas de vivir, a las ganas de quererme, a las ganas de ser una mejor yo cada día. Es un corte de mangas a todo lo malo y lo pasado y un abrazo al presente. Porque muchas veces, nos dejamos llevar por el pesimismo o la rutina y no vemos hasta dónde hemos llegado, lo que hemos luchado, y se nos olvida lo orgullosos que debemos estar de nosotros mismos.

¿Cual es tu meta en la vida? ¿De qué estás más orgullos@? Si alguna vez has necesitado darle un cambio a tu vida, ¿qué hiciste o estás haciendo? Cuéntame que es lo que te motiva cada día, qué es lo que te hace quererte y cómo te premias. Y hazme un favor, hoy quiérete un poquito más que ayer, y un poco menos que mañana 😉

Y también, riete de tí mism@ un poco, porque es muy sano 😀

Ya sabes que yo no tengo problema en mostrar mi rostro en el blog, pero te he engañado todo este tiempo, mi verdadera cara es esta.

¿No tiene todo el arte la foto?
¿No tiene todo el arte la foto? Jajaja
Anuncios

4 comentarios sobre “Lesiones y ejercicios de realidad

  1. Nena, tú vales mucho.
    Con esta frase, Carmen Maura fue catapultada a la fama y al cine de Almodóvar (en los años 80, lo sé: soy una yaya).

    Pero tú también lo vales, guapa. Anímate, sabes que puedes con todo lo que te propongas, así que ya sabes.

    Primero: ve al médico, que eso de normal no tiene nada. Si de niña te pasaba, tampoco era normal, pero ahora ya eres mayor. Y cuidarse no es sólo el pelo o la piel, eso tienes que controlarlo.

    Segundo: puedes elegir entre chocolate, un atracón de risas o un polvo. Tú misma, pero cualquiera de las tres es una opción güena para levantar los ánimos, ja ja ja.

    Tercero: la foto es mú mona, pero te veo un color verdosillo. ¿No?

    Y cuarto: ¿por qué no aprovechas y dejas de fumar? creo que sería una gran apuesta por tu salud física y económica. Yo lo hice y es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida. En serio.

    Un besazo y que te recuperes pronto y bien.
    Y otro besazo de propina :-)))

    1. Ay! Me encanta Carmen Maura, está sembrá la pobre.

      Estoy más tranquila ya, la verdad es que el yoga hace milagros y me está ayudando con mi sindrome premenstrual histerico jajaja. Muchas gracias por tus palabras de ánimo la verdad, tu también eres genial guapa 😀

      Si me sigue pasando volveré a ir al médico, aunque me he hecho algunos análisis en los últimos años (para trabajar y el último hace un año para que vieran como estaba y que me sacaran la alergia, lo gracioso es que me había tomado una pastilla para la alergia el día antes y me salió negativo a pesar de tener alergia al polen, polvo y algunos animales que desastre soy jajaja) y nunca ha salido nada raro, sólo un poco de colesterol la última vez. Una de las veces que me pasó de niña en plena calle y estuve muchos minutos KO me llevaron al ambulatorio que estaba al lado, me miraron azúcar y tensión y dijeron que era una bajada brutal de azúcar, que la tensión estaba perfecta. Yo casi que ya lo achaco al estreñimiento, porque parándome a pensar, cuando más me ha pasado ha sido en épocas en las que he estado extremadamente estreñida y no se muy bien por qué mi cuerpo reacciona así.

      Entre chocolate, risas y polvo… me quedo con las risas y el polvo porque no soy muy de dulces, aunque tengo tentación de hacer unos bomboncitos veganos que he visto por internet que se veian bastante sanotes. Pendiente me lo dejo todo! De momento yoga y pararme a pensar que es todo cosa de las hormonas y que en unos días estaré genial otra vez 😀
      Si verdad? Estoy un poco verde, debe ser de tomar tantas espinacas… 😛

      De momento no me planteo lo de dejar de fumar, pero si que voy a reducir muuuucho lo que fumo. Al fumar tabaco de liar, tengo menos ansiedad por fumar y gasto menos, pero si que estos días que he estado sin fumar me he notado mucho más ansiosa. Lo que está claro es que no puedo dejar que me afecte no fumar y que tengo que trabajar en ello. Queda pendiente que me cuentes tu historia con el tabaco eeh? 😉

      Muchos besos guapa, y mucho ánimo que te veo apagailla últimamente! 😀

  2. Bueno, como dice Amelia, yo tampoco creo que eso de los desmayos sea normal. ¿Cuando chiquita te hicieron análisis de sangre para checar que tus niveles de glucosa fueran normales?
    Ya nos dirás!
    El caso es que no te agobies por estar imposibilitada para ejercitarte. Si no puedes terminar el reto pues luego armamos otro. Qué no?!?!?!
    Como dice el dicho: no necesitamos de vejigas para nadar.
    Somos más de una (tu, yo y Ana si quiere y se anima! jajaja) que estamos prestar para el ejercicio.
    Yo tampoco me he sentido de lo mejor con esta resequedad del ambiente y cómo me ha afectado en el sistema respiratorio. Aquí donde vivo ya está sintiéndose más templada la temperatura (frío nunca hizo en realidad) y pues así me dan más ganas de ejercitarme. Yo sé que aunque uno quisiera comerse el mundo de un bocado en el tema del entrenamiento a veces hay que tomar las cosas con calma. Sobre todo las que no está en nuestras manos controlar.
    Ánimo Belen!!
    Por ahora tranquila que yoga te hará muy bien para relajarte y pilates para fortalecer el cuerpo. Y si puedes sal a tomar el sol que se te ve bastante verde! jajaja
    Un besote!

    1. Como le comentaba a Amelia en el comentario, una de las veces que me pasó de niña en la calle y estuve mucho rato inconsciente me acercaron al ambulatorio que estaba al lado del quiosco donde me pasó, me miraron azúcar y tensión y la tensión estaba bien, me dijeron que me había dado una bajada de azúcar bestial. Me dieron un par de vasos de agua con glucosa poco a poco hasta que me volvió a subir al rato. Por eso siempre lo que he hecho es pedir azucar en cuanto me he encontrado rara o cuando no me ha dado tiempo a avisar y medio recobraba el conocimiento y la verdad es que siempre se me pasa muy rápido.
      Sí que voy a tener que empezar un nuevo reto, o más bien, continuar por dónde me quedé, que no estoy muy a favor de eso de empezar de cero. En estos días me he configurado un mes entero de rutinas, distintos entrenamietnos y demás que me tiene muy ilusionada porque en vez de intentar seguir algo que me proponían como con el de Bodyrock, lo he hecho según mis gustos y añadiendo más variedad de entrenamientos como yoga y pilates. Es curioso que en estos días que no he podido entrenar en condiciones ni correr, me he afinado mucho y me veo más firme sólo con yoga y pilates. A ver si lo paso al pc y os lo enseño porque lo he hecho super flexible y a mi por lo menos me parece muy divertido y fácil de adaptar a todos los niveles 😀
      A ver si se te pasan los problemas respiratorios, aquí pasa lo contrario, tenemos muchísima humedad todo el año y a no ser que esté la cosa templada es insufrible entrenar (el frio aunque no hace mucho te cala los huesos con la humedad, y el calor es simplemente asqueroso, y de eso si que tenemos mucho aquí en el sur de España).
      Tienes razón en que me tengo que toamr con calma lo de entrenar y no agobiarme si no puedo, pero es que me gusta tanto! Más que por “deber” entrenar, es que me encanta y me lo pide el cuerpo, pero tiene que aprender a ser menos caprichoso este cuerpecillo!
      Ay… me estais diciendo que estoy muy verde y es verdad en? No me gusta tomar el sol (algún día os contaré el pánico que le tengo y como soy la loca de la protección solar jajaja) pero si que me encanta ir a la playa y el campo. A ver si consigo algo de pasta estos días y me acerco a mi playa favorita, Bolonia, a pasear y hacer un poco de yoga, ese paraíso siempre me cambia la mente y me renueva totalmente 😀
      Un besazo guapa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s