Cuando se te cruza un día… o dos

Antes de que empieces a leer, te pido que una de dos, leas hasta el final, o si se te hace desagradable la entrada en algún momento, avances un poco más abajo hasta la siguiente frase en cursiva.

Hay días que estoy de buenas, días que no paro de lo activa que estoy, días depresivos, días raros…. ayer fue un día de los de mala ostia.

De estos días en los que te cagas en los muertos de todo el que se te cruza, de no tener ganas de nada ni de nadie, de rayarme hasta el infinito y más allá y montarme unas películas mentales con la vida y con la gente que son pa quitármelas de un bofetón. Vamos, días que es mejor no cruzarse conmigo porque no me aguanto ni yo.

Ayer fue uno de esos días y hoy va camino de ser igual (las hormonas me están desquiciando entre otras cosas). Todo empezó el martes cuando me iba a la cama, fue sentar el culo en el colchón, helaíta de frío de tener el balcón abierto todo el día para ventilar, y me acordé de que el día 16 (ayer miércoles) tenía la cita con el dentista de la seguridad social que me habían dado hace tres meses para que me mirara las muelas del juicio que me han deformado la boca que me llevó años de sufrimiento de pequeña conseguir (tenía dientes de más de chica, además de la boca muy pequeña por dentro por lo que desde los 8 a los 14 años me pusieron todo tipo de aparatos que pufff, paso de extenderme en todos los problemas que me trajeron y que me han seguido trayendo ya que justo me mudé de ciudad cuando me los quitaron y nunca me hicieron la limpieza posterior a quitarlos) y que cada 2×3 me dan un dolor horrible. La cita era a las 8 de la mañana y yo me acordé a las 2. ¡Ole mi chocho!

Me desperté antes de las 7 pensando que me había quedado dormida y que era tarde, refunfuñé un poco y me levanté a asearme y lavarme los dientes antes de coger el coche para ir al centro y al final salí con la hora un poco justa y cómo no, pillé todo el tráfico mañanero de la gente que va a trabajar, a los institutos, etc. Llegué al centro a las 8, que era la hora a la que tenía la cita en el ambulatorio. Todos los gilipollas de Algeciras estaban a esa hora conduciendo como imbéciles, las madres tambaleándose mientras corrían a toda prisa con sus tacones arrastrando a sus niños medio dormidos hasta las guarderías/parvularios, y justo donde yo aparqué, fuera de la universidad politécnica, llegaban los chavales que iban andando como zombies (o como si fueran las 2 de la mañana y estuvieran hartitos de porros).

Llegué al ambulatorio y subí corriendo las cuatro plantas de escaleras hasta la consulta de Odontología sin desayunar y un poco mareada y agobiada porque era tarde. Tuve suerte en una cosa, no había nadie más así que me pasaron a la consulta del tirón.

Y ahí ya fue la tocada de ovarios máxima. La dentista se rió de mi literalmente diciendo que quien me había dicho que necesitaba operarme las muelas del juicio o que me iban a salir mal, que las tenía las 4 fuera ya y si notaba algún dolor es porque una de ellas no había salido del todo y le quedaba un trozo aún. Yo me enfadé y le dije que desde los 8 años ya me habían advertido todos los dentistas que me han visto de que me las tendría que quitar porque me salían torcidas para dentro y me iban a deformar la boca. Ella me dijo que por qué no me había operado mi dentista entonces y que ni de coña me habían deformado la boca las muelas, que yo siempre la tuve así. Le expliqué que no, y le hablé de todas las radiografías y de como había cambiado mi dentadura en los últimos 4 años desde que me empezaron a salir a tope las muelas del juicio.

A esas alturas yo estaba bastante violenta. La dentista no se habría atrevido a hablarle así a una bajuna gorda con 3 kilos de oro en lo alto o un cani de 30 años que se comunican a base de ostias, menos aún a un tío mayor trajeado (aunque seamos realistas, esos van a médicos de pago porque no quieren mezclarse con los susodichos bajunos que es lo más abundante en este agujero de narcotraficantes y ladrones donde vivo). Pero claro, te viene una chavala jovencita, educada y que no se ve que te vaya a meter una mascá o te vaya a esperar en la esquina con una navaja o 5 personas más y se creen que le pueden decir lo que les salga del mismísimo.

Hablo así porque no es la primera vez que tengo problemas con médicos en esta ciudad. He cambiado de médico de cabecera 4 veces en los últimos 10 años, y de ambulatorio una vez, porque el mal trato en la seguridad social aquí es algo demasiado generalizado. Me han tratado mal médicos de cabecera, cirujanos (en cirugía me dijeron que para qué me van a tratar y operar las varices a los 22 años que tenía cuando conseguí que me vieran si a los 20 o 30 años me volverían a salir, que me comprara unas medias y dejara de hacerles perder el tiempo), enfermeros… Sorprendentemente, la única doctora de la que no he tenido queja fue de la ginecóloga, que de hecho fue super educada, agradable, respetuosa y no me hizo sentir como una mierda en ningún momento.

Yo entiendo que hay recortes, que están en malas condiciones y que les amargue trabajar en un sitio tan asqueroso y con gente tan repugnante como es Algeciras. Que estén hartos de yonkis, de inmigrantes, de bajunos, de viej@s maleducados y violentos, de niños que a los 5 años ya le echan cojones a la policia… pero cuando trabajas, tienes que tener un mínimo de educación y respeto y no pagarlo con la gente educada.

Ala, ya me quedao agusto.

En fin, que salí de allí cabreadísima, muerta de sueño pero a la vez un poco aliviada de que no me tengan que rajar la boca y sacarme las muelas. Pero que me podía haber ahorrado el mal rato. El camino de vuelta fue igual que el de ida, ya que las mamis volvían a casa después de dejar a los niños en clase, y la gente seguía yendo a trabajar. Pero al menos ya solo tenía prisa por desayunar.

En casa, seguí teniendo un mal día además que estaba muerta de sueño, no conseguía quitarme el mal humor. Entrené aunque me costó mucho y no tenía ningunas ganas (luego escribiré el post del Día 3 del reto Bodyrock) y cuando terminé estaba reventada pero no había conseguido vencer al mal día porque además me puse a pensar en que no hacía más que perder el tiempo, yendo a médicos sin haberme arreglado y cogido la carpeta de currículums, entrenando en vez de estar haciendo una nueva ronda de búsqueda de trabajo… si es que somos pocos y la abuela va y tiene gemelos.

Como te decía al principio, lee a partir de aquí si te ha molestado el post. ¿Entiendes como funciona esto, lo que quiero que veas? Tus problemas y tu negatividad la atraes TÚ. Los días malos los haces malos TÚ, y las cosas son malas y terribles porque TÚ te esfuerzas en pensar que lo son y convertirlas en tal. Apenas picoteé un poco de queso emmental para cenar y me fuí temprano a la cama porque estaba harta del mundo, pero sobretodo harta de haberme aguantado a mi misma todo el día.

Soy consciente que la mala ostia de esta entrada ha ido en aumento, hasta el punto de ser desagradable y tóxica. Las personas tendemos a eso, a dejarnos llevar por la mierda y la negatividad, dejar que nos envuelva hasta el punto que todo lo que viene es malo, y lo que venga será peor.

Nos rebozamos como croquetas en toda esa negatividad, acumulando cada vez una capa más gorda de pan rallado, digo, negatividad y a partir de ahí es cuando pasamos de todo. Es cuando comemos como pozos sin fondo, sin darnos casi cuenta. Es cuando pasamos de entrenar porque no tenemos ganas, o nos sentimos tristes, o simplemente estamos en babia “disfrutando” los malos sentimientos. Es cuando nos empezamos a comer el tarro con paranoias y tanta negatividad que si la vemos en otra persona la mandamos a la mierda del asco que nos da alguien tan tóxico o al final nos lo contagia.

¿A que no te gusta la gente así? A mí tampoco, pero hay una realidad y es que tanto tú como yo tenemos días así. Yo por suerte no los tengo muy a menudo, ¿pero que pasa contigo? ¿Cómo reaccionas ante días así? ¿Eres consciente de que los creas tu mism@? Si lo eres, ¿por qué no haces nada para remediarlo?

Todo es tan negativo como nosotros lo queramos hacer, y la negatividad se contagia, mucho más fácilmente que los sentimientos positivos y alegres. Así que es mas que probable que te estés amargando y saboteando tu propia vida, igual que hago yo, y que sigas echando la culpa a los demás por hacer lo que hacen, como hacía yo ayer con el tráfico aunque soy totalmente consciente de que las cosas no son así y que no hay ninguna conspiración ni nadie que me joda, la culpa es mía por no salir media hora antes sabiendo el tráfico que hay a esas horas. Pero realmente, hay días que por más que lo sepas no te entrará en la cabeza. De todas formas, merece la pena intentarlo.

Mírate bien, y deja de echarle las culpas a los demás y a las situaciones de todo. Si has tenido un mal día, es en mayor parte culpa tuya. Si comes mal, es culpa tuya. Y si estás gord@, sol@, aburrid@, lo que sea (menos sin trabajo, que ya sabemos como está la cosa, aunque hay que buscarse la vida como sea y no flojear en la búsqueda), es culpa tuya. Lo siento pero es así. Nadie te obliga a comer mierda, nadie te obliga a consolarte con la comida, ni a no moverte, ni a estar triste. A nadie le importa tampoco, así que es tontería echar las culpas al mundo o dejar que lo que hagan los demás te influya.

¿Quieres cambiar? ¿Quieres tener un buen día? ¿Quieres sentirte bien? Pues cúrratelo. En todos los aspectos de tu vida.

No dejes que la negatividad, ni lo que hagan los demás, ni las tentaciones absurdas en las que te centras para no pararte a pensar en como tú mism@ te jodes la vida (la comida emocional por ejemplo, videojuegos, drogas… lo que sea). Si de verdad quieres cambiar tu vida y no consigues encontrar la voluntad, ve a un psicólogo para que te ayude a ver las cosas y a ir cambiando pequeños hábitos. Si un profesional no puede ayudarte… pues lo siento, es que no quieres cambiar y te gusta rebozarte en esa mugre existencial que es la negatividad.

Ser feliz solo depende de tí, y si no lo eres es porque algo estás haciendo mal. Haz un ejercicio de realidad y mira a ver que es lo que falla. Y si de verdad quieres ser feliz y vivir bien, déjate de tonterías y haz algo. No pienses, no hagas planes, no pongas un día en el calendario en el que digas “a partir de X me voy a cuidar, a querer, a darme cuenta de que se puede mirar la vida de otra manera y de que el mundo no está en mi contra, solo yo”. Deja de pensar y ACTÚA. Es duro, pero hay que hacerlo.

Yo te prometo que lo estoy intentando y que seguiré intentándolo. Que tendré días en los que te animaré con todas mis fuerzas, y días como hoy que te daré asco, pero siempre voy a intentar que de lo malo saquemos algo bueno y es que depende de mí y no me puedo castigar ni regañar, solo corregir lo que se hace mal y hacerlo mejor al día siguiente.

La vida es un constante altibajo, pero cada situación dependerá de como la enfoquemos.

Anuncios

7 comentarios sobre “Cuando se te cruza un día… o dos

  1. Al menos te acordaste de que tenías la cita con el dentista el día antes, imagina que te hubieras acordado el mismo día por la noche… malrrrrrollitooo.

    A mí no me has dado asco, hija, es que soy así de rara. Hay días tontos, y a veces se le caen a una en to’l cebollo sin darse cuenta. Eso es verdad.

    Que depende de una, que las situaciones son las que son y que cómo las afrontamos depende de nosotros mismos. Eso también es verdad.

    Y que a veces te dan ganas de cagarte en tos los muertos de ese imbécil que adelanta con niebla espesa, o que le darías una hostia a alguien porque todo te sale como el culo… pues también es verdad.

    Pero una o dos veces al año (sin acostumbrarse ni nada…) va genial pegar cuatro gritos, estar de borderío total y que nadie te lo tenga en cuenta al día siguiente, cuando la santidad ha regresado a tu alma…

    Chica, que una no es de piedra, ja ja ja. Tú misma has dicho la frase: “Ala, ya me quedao agusto”. Pues eso, ¿y lo a gusto que se queda una cuando ha despotricao sin temor a ser juzgada???
    Ya te digo.

    Pero así, en general, tienes toda la razón del mundo-mundial.

    Un beso y a seguir bien ;-)))

    1. Jeje, por lo de asco me refiero a que a mi al menos me pasa, que tanta carga de negatividad me toca los ovarios y me echa patrás. Vale que es cosa de un día y es comprensible, pero si me pegara 3 días seguidos así resultaría tóxico, de hecho sólo haber tenido un día así me molesta. Pero hay que descargar de vez en cuando así que se me puede perdonar 😀
      Decía Elsa Punset en su libro con el que tanto os doy la tabarra que hay distintos mecanismos para controlar la ira y que un pensamiento negativo daña tu cuerpo durante 6 horas, debilita el sistema inmunológico y daña el cerebro y da los pasos para superar esos momentos. Entre otras cosas dice que en 90 segundos se pueden dominar esas emociones. Yo lo he hecho alguna vez y tiene razón la tía, pa mí que es más sabia que su padre la jodía. Pero sí que es verdad de vez en cuando eso, pegarle una mascá a algo, dar un par de patadas, meter 4 voces y quedarse más a gusto que un arbusto te dejan de maravilla.
      ¡Un beso guapa! 🙂

  2. Y además, es muy tu blog… o no? 😉
    Ánimo que sí, las condenadas hormonas hacen lo suyo a veces y uno se desborda.
    Que se mejoren tus días pa que tú estés muy a gustito contigo misma de principio a fin 😉
    Un abrazo mi guerrera!

    1. Ay si hija, me tienen desquiciaita perdida y lo se, porque es tan bestia y exagerado las idas de olla que estoy teniendo que no tienen ni gracia jajaja. A ver si pasan los días rápido ya y me relajo.
      ¡Besos! Como diría la Zuzka, we are WarriorZ!!! 😀

  3. Me lo he leído hasta el final ; )…vaya dia!! pero al final mirando el lado bueno pues te vas a ahorrar lo desagradable de una intervención así y del postoperatorio que es casi peor. No dejes de venir a darme caña si me ves “bajuno” ; ) Un abrazote Rocker…lo del bodyrock ya lo negociaremos : )

    1. ¡Gracias por pasarte por aquí Javi!
      Ya verás que al final os convierto a todos al Bodyrockismo jeje. Hay cositas fáciles por las que empezar y da resultados en todos los sentidos que es lo importante.
      Te tomo la palabra y me pasaré a darte caña si te veo de bajona 😉
      ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s