Pico-pica ¡picotea! pero hazlo bien. Ideas para picar sin remordimientos I

¿Quién no adora picotear? Esos antojitos de hambre entre comidas a los que tanto cuesta resistirse. Ese momento típico, en el que hace dos o tres horas que hiciste tu última comida y empiezas a notar como el estómago te ruge, te canta las cuarenta  y empiezas a pensar uy que hambre. Bebes un poco de agua, lo dejas pasar y ¡quillo que no se te quita!

Partimos de este ejemplo. Son las 12:30 del mediodía y desayuné a las 10. Hice un buen desayuno: un zumito de naranja, un café con leche de soja edulcorado con sacarina y dos rebanadas pequeñas de pan integral con un poco de queso crema Philadelfia (más bien Hacendado, que está la cosa muy mala xD) light. De ese desayuno saco fuerzas para hacer deporte o cualquier otra cosa por la mañana y es algo equilibrado, con fibra y apenas grasa. Hace dos horas y media que desayuné y empiezo a notar un poco el vacío en el estómago.

Me paro a pensar y digo, ¿en qué fase del termómetro del hambre estoy? ¿De verdad tengo hambre? Hace más de dos horas que comí por última vez, y emocionalmente estoy bien, tranquila, no estoy excesivamente aburrida ni tengo ningún mal rollo o pena que me haga recurrir a la comida. Me siento un poco cansada y deduzco que estoy en el Nivel 3, que viene a ser que va tocando echarle un poco de gasolina al cuerpo.

Así que toca picotear en esa comida que debemos hacer a media mañana para no llegar al almuerzo “esmayaos” del hambre.

Uno de los mayores fallos cuando una persona sigue una “dieta” es el hecho de recortar comidas. Luego llegas al almuerzo con buyas, picoteando lo que pillas mientras cocinas y cuando te sientas a comer con tu platazo, o peor aún, te sigues limitando en la comida porque claro, estás a dieta y no te puedes pasar, así que comes poco al mediodía o no tomas lo suficiente, devoras lo que hay en el plato en un momento y dices jó, ¿ya está? ¡Si no me he enterado de lo que he comido!

Llegan las 5 de la tarde y como mucho te tomas un café, pero llevas todo el día controlándote y dándole vueltas al tema y puffff dios que hambre me apetecen unas galletitas, o un bocata, o quizá un trozo del pastel ese que tengo ahí y que se va a poner malo si no me lo tomo. ¿No pasa nada si me tomo un trocito con el café no? Y ya que estamos, estas galletitas tan buenas que tengo, como tengo tanta hambre y me he controlado tanto hoy… Venga unas galletitas también. Y ya nada hasta la noche, que estoy a dieta.

cookies

A las 9 estás que te subes por las paredes y vuelves a picotear mientras haces la cena y te pegas un buen festín, o quizá, vuelves a hacer como al mediodía, que intentas comer menos pero a las 12 de la noche te mueres del hambre también y te untas algo en un cachito de pan o recurres a un colacao, unas galletitas o lo primero que pilles.

¿Ves el fallo? Aunque tú no tengas hambre realmente, tu cuerpo y por ende tu mente, lleva todo el día acumulando hambre y ya no va a haber quien te quite de la cabeza eso. Por eso debemos hacer cinco comidas al día, para mantener la energía, el buen humor y que el hambre o supuesto hambre nos lleve a la ansiedad y comer cosas que no debemos.

¿Es realmente un esfuerzo añadir esas dos comidas de forma sana? ¿No crees que es mejor picotear sano en vez de comer porquerías que solo te harán engordar y sentirte como un mojón después cuando te acercas a Mister Báscula, le miras con miedo y te subes encima esperando que no te de malas noticias?

El error que le sigue a esto es decir oye que me he tomado unas galletitas light, que sólo tienen X calorías, así que esto no me va a hacer engordar. ¿En serio? ¿Estás segur@? Léete esta comparación nutricional entre galletas normales y su versión “light” en la web de Eroski Consumer si no me crees. ¿A que no sabías que las Vitalínea tienen más azucar que las Yayitas que se supone que son menos sanas?

Por esto, y por mil cosas más, picotea, pero hazlo bien. Si han pasado dos o tres horas desde que desayunaste o almorzaste, y empiezas a notar el cosquilleo del hambre (que es perfectamente normal), cómete un snack sano. Si ha pasado ese tiempo y no tienes hambre, bébete un zumo (lo más natural posible, que estamos hablando de no añadir azúcares y grasas innecesarios al body) o un té. Te recomiendo un té moruno frío con un poco de limón, que puedes preparar por la mañana y meter en la nevera e ir tomándolo durante el día.

Té verde moruno: Hierve un litro de agua y añádele 3 cucharadas y media de té verde (del de bote, pasa de las bolsitas), unas hojitas de hierbabuena fresca y un chorrito de zumo de limón o una rodaja. Añádele un poco de sacarina, o mejor aún, stevia para pasar de los azúcares si el sabor te resulta demasiado fuerte. Déjalo reposar unos minutos y cuela la mezcla en una botella o jarrita. Cada vez que notes el gusanillo o después de las comidas, bébete un vasito de té.

  • No tiene calorías.
  • Es tremendamente diurético y depurativo.
  • Es antioxidante, por lo que tus células, tu salud y piel lo agradecerán.
  • Su contenido en teína te mantendrá más espabilad@ y activo durante el día (evita beberlo de noche).
  • Es ligeramente saciante.
  • Tiene un alto contenido en vitaminas, minerales y aminoácidos.
  • Ayuda en la lucha contra el colesterol, enfermedades cardiovasculares y mejora la circulación sanguínea.
  • ¡Está riquísimo!

Ahora bien, te he dicho que hay que comer entre horas, y que hay que hacerlo bien, así que tomarte un té no es suficiente.

Haré más partes para este post en el futuro añadiendo más ideas, pero hoy te voy a dejar unos cuantos picoteos sanos con los que ir sustituyendo las galletitas y demás por cosas más beneficiosas para la salud y la figura, fáciles de preparar y ricos.

Fruta: Puedes tomar una pieza de fruta como un plátano, una manzana, una naranja o mandarina o un puñadito de cerezas. Otras frutas como las uvas tienen un contenido en azucares más alto y te van a aportar menos cosas buenas (aunque están riquísimas).

  • Los plátanos rebosan energía y vitaminas además de ser muy saciantes y son perfectos para antes y después de hacer deporte. Regulan el tránsito intestinal y también puedes tomarlos en batido.
  • Las manzanas son ligeras, saciantes, tienen mucha fibra si las tomas con cáscara y su sabor dulce ayuda con los antojos de tomar algo dulce.
  • Las naranjas, además de su alto contenido en vitamina C, son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes. Están muy ricas y algunas son ligeramente dulces.
  • Las cerezas son ricas en antioxidantes y también en azucares que si te mueves un poco usarás como energía, pero son una alternativa muy sana si te comes unas pocas sin pasarte.

Frutos secos: No conviene abusar de ellos por su contenido en grasas y calorías, pero sí que puedes tomarlos para picotear de vez en cuando ya que son muy sanos y necesarios. Tostados y sin añadidos de azucares, sales o aceites ¿eh? Que un cocktail de frutos secos no vale 😉 Un puñadito de nueces o pistachos es genial para matar el hambre entre horas ¡pero no te tomes una bolsa entera! Además los puedes mezclar con un poco de fruta o añadírselos a un yogur natural sin azúcar.

  • Las nueces tienen muchos nutrientes y son muy buenas contra el colesterol y los problemas circulatorios.
  • Los pistachos tienen un alto contenido en proteínas.
  • Ambos frutos secos tienen un alto contenido en fibra y grasas que nuestro cuerpo necesita y asimila bien.

Yogur natural con miel y frutos secos o avena: Uno de mis picoteos favoritos es un yogur natural sin azucar (los prefiero de soja) con un chorrito de miel y avena o frutos secos. Se prepara en un plis, te sacia y está riquísimo.

  • Aportan pocas calorías y bastantes nutrientes.
  • El toque de la miel ayuda contra el antojo de dulce y aporta muchas vitaminas.
  • Al añadir fibra, será más fácil que el cuerpo lo asimile y lo elimine tomando solo lo necesario.

Tostadas y sandwiches: ¡De mis favoritos! Siempre es preferible tomar pan integral (a ser posible casero, para asegurarte de que no estás comiendo las porquerías que se les suele añadir a los comerciales) y ligeramente tostado. Puedes ponerles plátano cortado en rodajitas finas con un poco de miel, una loncha de pechuga de pollo o pavo bajos en grasas, un poco de queso fresco bajo en grasas, hacerte un sandwich vegetal restregándo un ajo al pan y poniendo un par de hojas de lechuga y unas rodajas de tomate, media latita de atún natural, untar un poco de aguacate, un huevo cocido o una tortilla francesa de un huevo…

Cómete un par de tostadas o un sandwich pequeño, tampoco te atiborres ni le empieces a poner todo lo que encuentres.

  • El pan integral aporta más fibra que el normal y es mucho más saciante y sano.
  • Añadirle algo sano y ligero hará que sea una comida más completa y que no te sientas culpable luego.
  • Intenta acompañarlo con alimentos ricos en proteínas y grasas buenas, cuanto más natural y menos procesado lo que le pongas, mejor.

Huevos: Un huevo cocido, una tortilla francesa de uno o dos huevos con un poco de pimienta y orégano hecha con poco aceite… son relativamente rápidos de preparar y te dejarán saciad@.

  • El huevo tiene una altísima cantidad de proteínas.
  • También contiene grasas, pero son de las que debemos ingerir y siempre que se cocine de forma sana (nada de freírlos, si acaso hazlos a la plancha).
  • Aunque no tiene fibra, es fácil de digerir.
  • Sienta tan bien calentito y recien hecho…

Y hasta aquí por hoy. Pueden parecer obviedades, pero sustituir los picotéos habituales por estas opciones de forma responsable y sin pasarnos (que sean sanos no quiere decir que te tomes 8 tostadas al día o que te infles a sandwiches y frutos secos) se nota en el ánimo, en el control del hambre, y muy pronto, lo notarás en tu físico.

Si todo es cuestión de ir cambiando pequeños hábitos, el del picoteo es uno que merece mucho la pena cambiar.

¿Cuales son tus picoteos favoritos? ¿Me recomiendas alguno sano que te encante?

Anuncios

2 comentarios sobre “Pico-pica ¡picotea! pero hazlo bien. Ideas para picar sin remordimientos I

  1. Hola Belén, muy buena lista de picoteos sanos, en algunos coincidimos. Uno de mis preferidos por comodo y nutritivo es el plátano, tan fácil de tomar y transportar 😉

    Añado uno a tu lista (o varios, según se mire), unas crudités de zanahoria, apio… o una estupenda ensalada de tiras de calabacín (crudo) aliñadas con un poquito de aceite de oliva, sal y pimienta, o bien sustituir la sal por unas “lascas” de parmesano -pero sin abusar-

    Un beso!!! 😀

    Un

    1. ¡Me encanta tu sugerencia María! Una ensaladita o verduras como la zanahoria y calabacines son ideales como picoteo. Además puedes dejarlas listas en un tupper e ir sacando un poco durante el día para picar para no perder tiempo en preparar nada (con la pereza que conlleva el decir uff si tengo unas galletas que ya están listas…)
      ¡Un beso y gracias por leerme! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s