Receta: no volverás a freir un filete empanado

Tenía esta entrada lista para publicarla la próxima vez que haga esta receta, pero como no he escrito últimamente y no se cuando los voy a hacer para tener fotitos ni encuentro ninguna antigua para enseñártela. Pero total, tod@s sabemos lo que es un filete ‘empanao’, ¿no?. Además creo que esta receta es muy rica y que sobretodo ahora que vienen las fiestas es una buena opción para no echarle al cuerpo más grasa de la necesaria 😉

Siempre que puedo, compro filetes de pollo finitos, pero la verdad es que a la plancha me aburren y no me entusiasman, así que si tengo tiempo y ganas, los hago de esta forma que me vuelven loca y son infinitamente más sanos que el típico filete empanado frito y rebosante de aceite.

Se tarda más en hacerlos, pero merece la pena totalmente.

Lo que hago es empanarlos con avena en vez de con pan rayado y los cocino al horno con el mínimo de aceite. Quedan genial, tiernos y jugosos por dentro y crujientes y sabrosos por fuera. ¡Perfectos para tomar calentitos en casa o para días de playa o campo!

Puedes acompañarlos con lo que quieras, a mi como más me gustan es con puré de patatas y zanahorias (lo más simple, solo le añado un chorrito de aceite de oliva, limón y especias).

Ingredientes:

  • Filetes de pechuga de pollo finos
  • Zumo de limón o aderezo de limón
  • Orégano
  • Pimienta
  • Jengibre en polvo
  • Salvado de avena
  • Ajo en polvo
  • Perejil picado
  • 1 huevo grande
  • Aceite de oliva

Mínimo media hora antes de ponerme a cocinar, pongo los filetes en un plato hondo o fuente a macerar con el zumo de limón, orégano, pimienta molida y jengibre en polvo. Con este paso quedan super jugosos y con más sabor.

Mientras empano los filetes, dejo el horno calentando a 180º.

Lo siguiente es lo típico. Se empapa cada filete por huevo batido y directo al plato con la mezcla de salvado de avena, perejil y una pizca de ajo en polvo.

Cuando están bien cubiertos de avena, los paso a una bandeja de horno cubierta con papel de aluminio y con un chorro de aceite bien repartido por el fondo (suelo usar una servilleta para extenderlo), lo suficiente para que no se pegue, no hace falta usar mucho.

Encima de cada filete añado un hilillo finito de aceite también y lo cubro todo con más papel de aluminio.

Una vez en el horno, el tiempo de cocción depende de lo gruesos que sean los filetes, los finitos suelen tardar unos 25-30 minutos en estar listos. A mi me gusta echar un vistazo a los 15-20 minutos para ver si la parte de arriba de la avena se está empezando a dorar y les doy la vuelta otros 10 minutos más para asegurarme de que quedan crujientes y bien hechos por los dos lados (mi horno está un poco loco).

Pasado ese tiempo, hago un corte con un cuchillo en el filete más gordo para ver si está bien cocido por dentro y retiro la bandeja del horno.

Pruébalos y me dices, ¡ya verás que buenos!

¿Tienes alguna versión sana de otras recetas? ¡Me encantaría probarlas!

Anuncios

Un comentario sobre “Receta: no volverás a freir un filete empanado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s