Dias largos y buenas sensaciones

Escribí este post anoche pero se me olvidó publicarlo, ¡que coraje me da tener que editar! Ayer fue un día larguísimo. Estaba un poco mosqueada porque me llamaron el martes a última hora para hacer la formación para el trabajo de estas navidades en Málaga. Teniendo en cuenta que está a dos horas de donde vivo y que no tenía forma de conseguir el dinero para gasoil ni nada fué una odisea conseguirlo el martes por la noche.

Aun así, ayer me pegué un madrugón de cuidado y cogí el coche. Estaba agobiada porque salí más tarde de lo previsto. Entonces todo cambió y dió un giro enorme. No me había dado tiempo de pasar música nueva al móvil para el coche y pasé al plan B. Puse Anda Ya en la radio e hice medio viaje muerta de risa.

La experiencia del curso de formación fué buenísima, me encantó el contenido (¡¡PERFUMES!!), el buen hacer del formador, el buen ambiente y volví cansadísima y con la espalda mucho más jodida, cosa normal después de conducir cuatro horas, pero muy contenta.

Aunque la tienda donde voy a trabajar está en desventaja con respecto a las de los compañeros y compañeras que he conocido hoy, voy a esforzarme para conseguir los objetivos que me ponen y espero hacer un buen trabajo y dar buena imagen de cara a la empresa y a la tienda (¡quien sabe, quizá les guste y tiren de mi para cuando se queden sin primas, hermanas, vecinas y cuñadas a las que enchufar!).

Fue una locura pero estoy contenta, y me alegro de haber conseguido ponerme en modo positivo y que todo saliera tan bien.

Me quedé un par de horas por la ciudad después del curso, comiendo en el Burguer King frente al mar de la playa de la Malagueta y dando un paseo por allí, con ese contraste raro y a veces agradable, otras veces un auténtico coñazo, que es el frío y el viento bajo un sol que quema. Disfruté como una enana del curso, la comida y meditar con un cigarrito (o tres) en la playa simplemente disfrutando de la tranquilidad y la gente que hacía deporte o simplemente paseaban o se relajaban por allí.

Playa de la Malagueta, Málaga

Escribía estas palabras ya en casa, duchada y a puntito de cenar, con la mantita eléctrica en la espalda, lista para ver La Voz y relajarme en buena compañía.

¡Cómo puede cambiar un día cuando lo enfocas de forma positiva! En mi caso el detonante para ese cambio, ese buen rollo que se apoderó de mi, fue reirme con la radio, a la primera risa con Anda Ya (aquí os dejo la hora de programa que escuché y que con sus tonterías consiguió cambiar el curso de mi día y mi actitud a lo que venia) vino todo rodado.

¿Cómo iba a llegar al curso agobiada, pensando en mierdas o rayada con el mundo o molesta por pegarme dos horas de coche y poner un mala cara o torcer una actitud si minutos antes mientras conducía me estaba partiendo el ojete? Mi cuerpo rebosaba buen humor y mi sonrisa era contagiosa. Lo he dicho anteriormente y te lo repito. SONRÍE, aunque no tengas ganas y terminarás sonriendo de verdad al producir hormonas de la felicidad. Prueba también a reirte, o ve o escucha algo que te haga reir, y el efecto será mucho mayor.

SIEMPRE, da igual lo que pase, hay que buscar ese pequeño botón que haga que una situación o nuestra actitud ante ella cambie. Incluso en los peores momentos, hay un pequeño gesto, un pensamiento, algo que vemos, que por un momento, nos saca una sonrisa e incluso una carcajada y de repente, es como quitarse un peso de encima, ¡qué alivio da! Cuando ocurra, no lo dejes pasar 🙂

Y como bonus, porque a pesar de que esta mañana, minutos antes de ponerme a editar esta entrada que pensaba que había publicado anoche, he recibido muy malas noticias de la financiera de mi coche, me niego a amargarme y te dejo 2 videos, uno es un pequeño extracto del otro, que dura 2 horas.

Es una conferencia del ENORME Emilió Duró que me pasaron hace bastante tiempo y que me aclaró muchísimas cosas. Es en el plano empresarial pero realmente es una forma de ver la vida, de afrontarla, que si lo ves no te va a dejar indiferente. No te quedes con todas las palabras literales, no le tomes por loco ni pienses que ha arrasado en Colombia, porque esa vitalidad que tiene ese hombre y ese nervio es puras ganas de vivir, de aprovecharse a si mismo y de no dejar que la vida ni nada pueda contigo.

Hazme caso, dedícale esas 2 horas de tu vida y presta atención a sus palabras, al cambio, a TODO. O al menos, mira el extracto de 12 minutos, y estoy convencida de que querrás ver el video completo.

Aquí está el extracto, que alguien muy acertadamente llamó “12 minutos de pura genialidad”.

Y aquí la conferencia entera de casi dos horas. Si no te quieres quedar mirando el video, óyelo de fondo mientras haces lo que sea. Merece la pena abrir los ojos.

¿Qué opinas?

Anuncios

Un comentario sobre “Dias largos y buenas sensaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s