Flojera, ¡te declaro la guerra!

¿No te ha pasado nunca que quieres hacer algo, lo ves CLARÍSIMO, tienes las ideas y las herramientas pero no eres capaz de ponerte a ello? Te puede la pereza, o los imprevistos, o quizá el miedo a no hacerlo bien, fracasar y perder el tiempo. Pasas mas tiempo intentando organizarte, planeando y pensando, y cuando te das cuenta has perdido el día y no has hecho nada de lo que te proponías. ¿Qué coraje da verdad?

Pues claro, pero voy a darle la vuelta. Hay días que aunque te pueda la flojera, al final le echas cojones y sales a buscar trabajo, o te pones guapa para verte mejor, o te pones el chandal y sales a correr aunque pique el sol o eches mocos hasta por las orejas y oye que al final te creces y haces alguna rutina y quizá después te animes a cocinar algo rico porque te lo has ganado, y AHÍ es donde está la recompensa. El ánimo y la energía te recorren el cuerpo y sientes que te comes el mundo.

Vives andando, pasito p’alante pasito p’atrás, pasito p’alante otra vez. Te superas día a día y entras en una espiral positiva en la que te sientes invencible.

Claro, eso es difícil de mantener porque la vida siempre intentará joderte los planes y ponerte dificultades, y es algo normal y comprensible. Pero lo que hay que pensar es que no podemos achantarnos por eso, ¡NUNCA! Y que no se acaba el mundo por saltarnos nuestras rutinas o dejarlas unos días. No pasa NADA. A menudo nos hundimos porque nos falla algo o porque lo dejamos unos días, pero es tan “fácil” como volver a echarle huevos y empezar, al nivel que podamos.

Fácil digo… ¡no tengo guasa ni ná! Lo difícil es ponerse, pero una vez empiezas algo, ya no lo puedes dejar escapar. Y eso es contra lo que voy a luchar, contra mi misma, contra mi flojera, contra ese “difícil” que tanto asco me da y al que tanto me gusta machacar.

Da igual que sea deporte, alimentación, búsqueda de trabajo, estudios… lo que sea. Para tí quizá sea cuidar de tus hijos o casa, los estudios, un idioma, comer sano… Todo es posible si luchamos por ello, por superarnos cada día.

Y recuerda lo más importante: LA ÚNICA FORMA DE CONSEGUIR ALGO ES HACERLO, NO PENSARLO O PROPONÉRTELO.

Y tú que, ¿te animas a declararle la guerra a la flojera?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s